UGT quiere encarcelar a Roberto Macías por destapar el fraude en Andalucía.

Acusa a un antiguo administrativo mexicano de revelación de secretos por copiar 22.500 archivos publicados «en parte» por EL MUNDO

La Fiscalía pide 26 años de cárcel y 200 millones de multa para la ex cúpula de UGT-A por la trama de las facturas falsas

La federación andaluza de UGT, que dirige Carmen Castilla, sigue adelante con la ‘caza de brujas‘ que desató en 2013 tras ver publicada en EL MUNDO, ABC, LA RAZÓN, LIBERTAD DIGITAL y otros medios de comunicación la contabilidad interna del sindicato, que dio origen al escándalo de las facturas falsas y prueba la presunta financiación irregular de UGT-A.

El ex trabajador mexicano, Roberto Macías, enfrenta ahora a una petición de UGT-A de nada menos que cuatro años de cárcel por delitos de revelación de secretos, después de que salieran a la luz los desmanes contables de los ugetistas. Entre los desvíos de subvenciones más llamativos documentados están las comilonas en la Feria de Abril en la caseta de UGT-A y los 700 maletines fabricados en Asia que se repartieron en un congreso regional del sindicato. Todos ellos se pagaron de fondos procedentes de la Unión Europea -y distribuidos por la Junta- que tenían que haber sido destinados a la lucha contra el desempleo. Dicho fraude se realizó mediante la falsificación de facturas.

La federación andaluza de UGT, que encabeza la secretaria general Carmen Castilla, acusa a este ex trabajador de hacer una «copia masiva» de 32 carpetas que contenían unos 22.500 ficheros, que «al menos en parte fueron publicados en prensa desde el 21 de abril de 2013», según el escrito de acusación del sindicato.

Roberto Macías, estuvo trabajando en el área de compras del sindicato como administrativo entre el 5 de diciembre de 2008 hasta el 30 de noviembre de 2012. El presunto copiado de archivos que le achaca el sindicato se produjo unos días antes de su marcha, el 7 de noviembre de 2012.

Lo llamativo es que el sindicato acusa a su administrativo de copiar una carpeta que se llama «compras/confidencial/compras, que como su nombre indica es confidencial», según el escrito de UGT-A.

Para sostener semejante acusación, el sindicato contrató a la empresa especializada Forest Digital Evidence, con la finalidad de que analizara los equipos informáticos asignados a sus empleados para determinar si desde alguno se sustrajo «información confidencial y sensible, considerada por UGT-A como indebida y no autorizada», afirma el sindicato en la querella que interpuso contra Roberto Macías.

Además de la condena de cuatro años de cárcel, el sindicato solicita que su antiguo administrativo le pague una indemnización de 60.000 euros en concepto de daño moral, «solicitándose la prestación de fianza o embargo de bienes del acusado y personas jurídicas responsables en cuantía suficiente para garantizar las responsabilidades civiles reclamadas», dice el escrito de acusación.

La Fiscalía también reclama una condena de tres años de prisión para Roberto Macías, por un delito de revelación de secretos.

La acusación por parte de la Fiscalía contra Roberto Macías, podría poner en riesgo la investigación contra el sindicato y anular el proceso que se sigue en el juzgado de instrucción número 9 de Sevilla, ya que si Roberto Macía es condenado las pruebas que obtuvo con las que se denunció la corrupción de UGT Andalucía podrían ser invalidadas, al conseguirse de ‘forma ilícita’ y dejar impune la corrupción en el sindicato».

 

La excúpula de UGT Andalucía procesada

El juez de Instrucción nº 9 de Sevilla procesaba en diciembre al exsecretario general de UGT-A, Francisco Fernández Sevilla, y otras 14 personas por presuntos delitos de fraude de subvenciones y falsedad en documento mercantil.  El ex secretario general de UGT, Manuel Pastrana, no fue procesado provisionalmente por razones de salud y otras siete personas más en las que no encuentra indicios de delito.

Comienza así la fase judicial final de las informaciones aportadas en prensa desde 2013 a la que se unieron meses después otros medios y en las que se daba cuenta de un gran número de irregularidades perpetradas por los dirigentes sindicales de UGT en Andalucía.

En la resolución el juez concluye que «el cómputo global de las cantidades defraudadas» en los expedientes de subvenciones concedidas por la Dirección General de Formación de la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía a la organización sindical en los que se ha contado con la información documental necesaria «asciende a 40.750.047,74 euros»

Por su parte, Roberto Macías hace una convocatoria pública para concentrarse el día 6 de marzo a las 9.00 horas en las puertas de los juzgados para protestar contra la persecución y acoso a un alertador de corrupción (whistleblower). Roberto Macías considera que están transgrediéndose una DIRECTIVA EUROPEA recientemente aprobada que le protege por denunciar corrupción. “Les da igual trasgredir una Directiva Europea 1937/2019, con tal de condenarme y salvar al sindicato hermano del PSOE”.

Roberto Macías ha puesto en marcha una campaña de recaudación de fondos para luchar por su libertad y futuro.

Cuenta:

BBVA
ES25 0182 9465 6102 0935 7871

2 comentarios sobre «UGT quiere encarcelar a Roberto Macías por destapar el fraude en Andalucía.»

  1. Que una persona honesta no pueda denunciar y aportar pruebas de que se está robando dineros públicos, es algo que debe alertar a toda persona honesta para no consentir que los chorizos manchen instituciones. Como un sindicato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *