UGT, a la caza de su «Julian Assange»

La dirección de la Unión General de Trabajadores en Andalucía (UGT-A) está decidida a ajustar cuentas con quien haya expuesto a la luz sus intimidades contables.

El próximo 28 de noviembre en Sevilla, será juzgado Roberto Macías, ex trabajador del sindicato por presuntamente revelar en prensa la financiación ilícita de la Federación Andaluza de UGT.

El sindicato va a la caza de su ex trabajador, por considerar que rompió el pacto de confidencialidad contraído con el sindicato.

En este sentido, la firme resistencia de la cúpula ugetista a retirar la acusación contra Roberto Macías, nos muestra el lado más oscuro y opaco del sindicato, tan sólo es equiparable a su descaro para mirar hacia otro lado en otros escándalos de corrupción que les afectan.

En el sindicato socialista, son capaces de condenar a un hombre inocente, con tal de mantener a toda cosa sus privilegios institucionales, a base de subvenciones públicas, ayudas y prebendas de todo tipo.

Y el principal culpable de esta reprobable actitud no es otro que el secretario general de UGT, Pepe María Álvarez, ya que durante meses ha consentido y permitido la caza de un alertador de corrupción.

Además, cuando la situación del sindicato es grave, con una reclamación en firme de 18 millones de euros por parte de la Consejería de Empleo, y con una pericial aportada en el juzgado de instrucción número 9 de Sevilla, que cifra en más de 41,7 millones de euros las cantidades desviadas por el sindicato.

Es incomprensible que en un acto de profunda cobardía, pretendan castigar con enviar a prisión durante 4 años a un padre de familia que lucha de forma estoica contra la corrupción en España.

Denunciantes internacionales como Ana Garrido, denunciante de la trama Gurtel y Luis Gonzalo Segura, denunciante de la cúpula militar, han pedido de forma pública a la cúpula sindical que cesen la injusta caza contra Roberto Macías.

Roberto Macías, es otro hombre perseguido por un sistema corrupto, que castiga de forma brutal y severa a las personas que luchan por un mundo más transparente, limpio y democrático.

Roberto Macías, en la sede de UGT Andalucía

Un comentario sobre «UGT, a la caza de su «Julian Assange»»

  1. ¿Y donde están los trabajadores andaluces que no salen en masa a defenderle y echan a los cabecillas del sindicato a la calle? ¿No será que en España llevamos todos, la corrupción en los genes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *