La Fiscalía Anticorrupción se suma a la ofensiva contra el Assange Español: Roberto Macías.

La fiscalía dirigida por el gobierno de Pedro Sánchez, arremetió contra Roberto Macías, alertador del caso de las facturas falsas de UGT Andalucía.

El Fiscal Fernando Soto Patiño, hizo suyos los argumentos del sindicato hermano del PSOE, acusando a Roberto Macías de beneficiarse y de no haber denunciado: «Nunca denunció ante la Policía Nacional, la Guardia Civil, el juez o cualquier autoridad pública».

A la salida del juicio, Macías se defendió: “Ni Assange, ni Snodwen, denunciaron ante ninguna autoridad, lanzaron una alarma pública. Ningún alertador acude a denunciar ante los organismos oficiales que forman parte de un Estado corrupto. En España, la corrupción está presente en todas las instituciones. Asegurando que: “Tenemos uno de los Estados más corruptos de Europa con policías como los comisarios Villarejo,  Pino y Castaño, es absurdo que te pidan confiar tu vida a los corruptos. En los palacios de in justicia, solamente sientan a los alertadores de corrupción, mientras los corruptos se van de rositas. Vivimos en una España esperpéntica, que el único mérito que premia es robar a los parados”. 

Por su parte, el letrado Francisco Sánchez del Águila Ramón, atendió a los medios de comunicación a la salida del juicio, señalando: “que el objetivo de acusar a Macías es ANULAR LA CAUSA CONTRA LA UGT”.

De forma categórica manifestó que UGT busca «anular» la causa en la que el sindicato está siendo investigado por desviar subvenciones millonarias, todo ello con el fiscal como «comparsa», agregó.

Integrantes de la plataforma de apoyo a Macías se concentraron a las puertas del juzgado, desplegaron una pancarta en la que se podía leer: «denunciar no es delito» y lanzaron consignas como «UGT, ladrones, devolved el dinero de los parados».

El sindicato, por su parte, dijo que la causa que ellos mismos iniciaron contra Macías por revelación de secretos fue anterior a su declaración como testigo en el caso sobre el desvío de subvenciones, por lo que «es irreal afirmar que dicho procedimiento es una represalia por su declaración, como también es irreal calificarse de denunciante de corrupción cuando ninguna denuncia se ha interpuesto contra esta organización ni ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, ni ante el Ministerio Fiscal, ni ante los juzgados».

Macías, abandonó los juzgados arropado por otros alertadores de corrupción como Ana Garrido, Paloma Coiduras, Jaime Gonzalez, Lola Mesa, Sonia Peral, Javier Perejon, María Antonia Pacheco, Ángel M. Prada y un concurrido grupo de activistas que no pararon de animarlo con la consigna siguiente: “Alertar corrupción no es delito”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *